DEN
RAE
Revista en Línea
Anuario Dariano
Asociación

 

  • banner1.jpg
  • banner2.jpg
  • banner3.jpg

Palabras en la presentación de la obra:

 En mis manos no se marchita la belleza

 

XIV Festival Internacional de la Poesía

Convento San Francisco, Granada, 12 de febrero de 2018

 

Francisco Arellano Oviedo

Director de la Academia Nicaragüense de la Lengua

La Academia Nicaragüense de la Lengua, en el contexto de su 90 aniversario, presenta En mis manos no se marchita la belleza a sus lectores, especialmente, a quienes de diferentes continentes y latitudes del mundo han venido a Granada para celebrar un nuevo festival, como la reedición de pentecostés donde habían personas de diferentes lenguas y todos escucharon la nueva palabra, cada uno en su propio idioma; así ocurre aquí con el lenguaje común de la poesía que celebramos porque realiza el milagro de presentarnos, identificarnos y de unirnos en un solo haz de energía ecuménica.

 En mis manos no se marchita la belleza es un verso feliz de mi primo homenajeado en esta obra, que el otro primo prologuista y compilador de los textos de este homenaje múltiple, seleccionó para darle título al libro. El verso en referencia pertenece al libro poético La traición de los sueños, edición digital preparada por Aquiles Julián, de República Dominicana, en febrero de 2010. El verso pertenece al poema «Iluminaciones I» que un contexto más amplio dice: Gracias a mi niñez oigo las voces de los pájaros, / enmis manos no se marchita la belleza, / no me entume el veneno de las serpientes / y las tigras sensuales arrullan mis sueños.

El libro que esta tarde presentamos es realmente hermoso por fuera y por dentro, valga decir, por su forma y contenido. Formalmente, es una obra de 255 páginas numeradas en formato de 1/16, o sea, de 8.5 por 5.5 pulgadas; el formato se dice de 1/16 porque de un metro cuadrado de papel, se sacan 16 hojas, de tal manera que al imprimirlas se pueden formar  cuadernillos de 32 páginas. La tapa y contratapa han sido impresas en cartón sulfito, calibre 14, a full color en el tiro o cara externa; para su protección se ha laminado. El encaratulado es industrial, pegado en caliente y lomo cuadrado; las páginas internas han sido impresas a una tinta, tiro y retiro en papel editorial de 66 gramos. El papel es de color crema, suave al tacto e idóneo para su lectura; este tipo de papel ha sido elaborado por Industrias Roxcel, después de investigaciones que determinaron que este color, ante la refracción de la luz, no irrita la conjuntiva y por tanto cansa menos los ojos del lector.

En su interior, el libro contiene ilustraciones que reproducen portadas de obras del homenajeado, fotografías de poetas amigos, alguna pintura, el retrato de un honor o la foto de familia.

En la serie homenajes de las publicaciones de nuestra Academia, no es la primera valoración múltiple en presentarse.  Antes fueron entregadas al público las obras: Neruda en la garganta pastoril de América; Pablo Antonio Cuadra en la Academia; Memorial de José Jirón Terá; Llaman poeta al hombre que he cumplido; Valoración múltiple, opiniones sobre la obra educativa y literaria de Carlos Tünnermann Bernheim; Rubén Darío en la academia; los cuatro tomos de Repertorio dariano, 2010, 2012, 2014, 2016. Todas estas obras han sido magnificas, referencias básicas e inevitables sobre los personajes cuya vida y obra han sido motivo de estudios y comentarios, pero he aquí la última: En mis manos no se marchita la belleza, contiene 54 subtítulos, divididos en cinco secciones según las temáticas abordadas: textos preliminares, aproximaciones exegéticas, discursos laudatorios, cartas y poemas, reseñas y notas. Los 54 subtítulos pertenecen a 45 autores, de los cuales 13 son extranjeros y el complemento nacionales.

Francisco de Asís Fernández, en mayo próximo cumplirá 73 años, pero esto pareciera un error porque todo está fresco en él, el apodo de su infancia, la casa de su niñez, el monótono murmullo del Lago en su hondonada, los campanarios de la ciudad, el azul del Mombacho, que a veces se confunde con el azul del Cielo, porque es como dijo Rubén Darío: «Todo lo inmenso es azul».

Francisco de Asís ha militado en todas las ciencias y las artes de Atenea e incluso en las de Marte y de Vulcano, quien preparó en un volcán como el Momotombo, las nuevas armas de Aquiles para vencer a Héctor. Así se explica cómo Francisco de Asís ha podido vencer la adversidad y lo que mi amigo Miguel Polaino-Orts dice en el segundo cuarteto de su soneto al poeta granadino:

                         Dominaste la poesía, el bolero,

                         las mujeres, la vida, la amistad,

                         las copas, el honor, la enfermedad,

                         y la Gloria, tu cariño y amor postrero.

 

Semejante es Francisco de Asís a lo dicho en este libro por Ernesto Mejía Sánchez: «como su padre sabe de música y artes plásticas…ha vivido entre libros, discos, pinturas y mujeres, es gran gozador de la vida. Ha viajado por Europa, África y América, con grandes permanencias en México, España, Puerto Rico y Estados Unidos. A esto el prologuista y compilador de esta obra agrega: «aparte de incursiones en la narrativa, el ensayo y el teatro, la poesía ha constituido su permanente entrega». «El mundo es del tamaño de la poesía» ha dicho mi amigo y colega Carlos Alemán Ocampo. Si el me lo permitiera yo modificaría un tanto su base de datos y entonces diría: El mundo no es del tamaño de la poesía, más bien, la poesía es del tamaño del Universo que no tiene superficie, porque  día a día, minuto a minuto, una vez y otra vez se expande por las leyes del Creador y el quehacer de los poetas inspirados por el Espíritu Santo.

Quienes han comentado la obra creativa de Francisco de Asís o han descrito rasgos de su persona, calidad humana o vivencia renacentista, que es lo mismo que vivir el momento presente, lo han hecho con vivo entusiasmo, con admiración, movidos por la amistad que despierta su obra poética, actualmente conocida y reconocida en Hispanoamérica y más allá de las fronteras de nuestra lengua común, pues ha sido traducido al inglés, francés, alemán, italiano y se encuentra también en los formatos de la internet y redes sociales. La obra que hoy presentamos: En mis manos no se marchita la belleza guarda esta encomiable tónica de gozo, admiración y entusiasmo, es decir, estas notas   son como el leimotiv, son los lazos comunes que dan unidad a los temas de este homenaje múltiple.

Así el texto de José María Zonta, «el atleta y el poeta» que opone las cualidades de uno a las del otro es tan significativa que bien podría ilustrar la tesis de Sausure referida a los significados: resumo aquí lo aprendido de estudiante, cuando Ferdinand de Saussure era novedad en la lingüística,  las palabras –dice el maestro- significan por su oposición a los contrarios así: lo dulce nos describe esta cualidad en tanto se opone a lo amargo, captamos las notas de la belleza de los entes, concluimos los discentes -sin olvidar al viejo Aristóteles quien enseñó “Nihil est in intellectu quod prius non fuerit in sensu”, es decir: “nada hay en el entendimiento que no estuviese antes en los sentidos”- que la belleza se entiende por su oposición a la fealdad; por eso, en la medida que José María Zonta habla del atleta y del poeta, los va alejando al uno del otro.  Por las cualidades del atleta, este parece superar al poeta.  Pero un día, el poeta llega primero, por una nariz, por una palabra o por un beso y gana la medalla de oro… es el caso de Francisco de Asís Fernández.

Reúne este homenaje múltiple, los escritos de un significativo número de escritores nacionales y extranjeros, pero talvez  más importante que la cantidad sea la calidad de quienes conjuntan textos y razones para describir e iluminar la labor creativa y poética de Francisco de Asís.  He aquí algunos nombres: Quico Fernández Morales, inicia el homenaje con los endecasílabos proféticos para su hijo; Antonio Gamoneda con su pluma laureada por el Premio Cervantes; Raúl Zurita con ocho notas, cuya última y más breve dice: Che mi viene da piangere. Y me dan ganas de llorar; Víctor Rodríguez Núñez, cubano que reside en Ohio, no exiliado sino bien remunerado por su compromiso con las buenas letras…  Julio Valle-Castillo con textos que confunden al lector que a veces duda si lee prosa o lee prosemas;   Juan Carlos Mestre, voz panhispánica con la alegría de cada entrega; La sin par Gioconda Belli, con textos en prosa e inconfundibles versos; Carlos Tunnermann Bernheim, colega académico con sus palabras mesuradas y rectoras.  Y quisiera mencionarlos a todos, también a Gloria Gabuardi la otra mitad del homenajeado u otra cara de la luna cuyo quehacer poco recordamos, pero la brevedad impone los puntos suspensivos para que no mengüe el placer del público. Concluyo con el agradecimiento a nuestra Casa, patrocinadora de la obra, y a Jorge Eduardo Arellano quien con experiencia, profesionalismo y sabios comentarios ha contribuido para hacer de este libro, un verdadero monumento, que evocando a Horacio, será más duradero que los metales preciosos, más ancho que nuestro Gran Lago y más alto que las torres y volcanes de la Patria.

Gracias.

 

Buscar en el DEN

PUBLICACIONES AUTORES

 

CONSULTAR

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com

ÚLTIMAS NOTICIAS