DEN
RAE
Revista en Línea
Anuario Dariano
Asociación

 

  • banner1.jpg
  • banner2.jpg
  • banner3.jpg

Rubén Darío en Argentina (1912), dictando su Autobiografía

«Panida», «liróforo», «azur», «áureo», «níveo», «argénteo», «musa», «ninfa», «quimera», «esfinge», «centauro» y «sátiro» fueron algunos vocablos que revitalizó Rubén Darío en el verso y la prosa; aunque no solo revitalizó, sino que introdujo neologismos: «canallocracia», «perlar», «harmonía…». Además, por primera vez en lengua castellana, gracias a él, se usó el soneto en versos alejandrinos.

En esta ocasión, la Academia Nicaragüense de la Lengua conmemora el 154 aniversario del nacimiento del más grande poeta de la lengua española, Rubén Darío, quien nació en el pequeño villorrio de Metapa.  Él mismo afirma que fue un niño precoz; a los tres años sabía leer y desde muy pequeño sus versos se desgranaban en las fiestas tradicionales de León de Nicaragua. Este mismo ímpetu lo llevó a buscar siempre el «ideal» a renovar la prosa y el verso castellano, a liderar el movimiento que había nacido en América y se transmitió a las otras urbes literarias hasta llegar a España.

Darío no solamente destacó en poesía, su vasta obra incluye crónicas, cuentos, epístolas y novelas. Vivió de su pluma como periodista, faceta que ejerció hasta sus últimos días. Asimismo, fue un insigne representante de la cultura nicaragüense e hispanoamericana, puesto que también ejerció cargos diplomáticos.

Darío siempre se caracterizó por honrar su palabra, fue un amigo leal, un hombre adelantado a la época que le tocó vivir y que ha trascendido el tiempo y el espacio.

De Rubén Darío, la Academia Nicaragüense de la Lengua tomó su lema «En espíritu unidos, en espíritu y ansias y lengua». Asimismo esta Institución es la principal investigadora y difusora de la vida y obra del nicaragüense universal.En espíritu unidos, en espíritu y ansias y lengua.

 

Buscar en el DEN

PUBLICACIONES AUTORES

 

CONSULTAR

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com

ÚLTIMAS NOTICIAS